Aprender a leer: ¿Es bueno que el niño sea muy peque?

En un pasado era común que un niño que aprendiera a leer con 3 años fuera considerado superdotado o muy apto académicamente. Actualmente se sabe que hay otros factores que son más importantes que aprender a leer. Es el caso de la comprensión lectora que, según reconocen los profesores de los peques, muchos no la alcanzan hasta los 8 o 10 años, ¡O incluso más tarde! Y es que, ¿Cuántos niños sabían leer perfectamente con 6 años y no se enteraban de nada de lo que estaban leyendo? La comprensión lectora es mucho más importante que el hecho de aprender a leer. Te lo explicamos más ampliamente.

No es bueno aprender a leer tan pronto porque…

Daniela es madre de un hijo de 3 años del que está muy orgullosa ya que en su escuela bilingüe ha aprendido a leer con tan solo esa edad. El problema es que, unos cuatro años más tarde, Daniela tendrá que acudir a la tutoría de su hijo para que el profesor de su hijo le haga saber que realmente nunca aprendió a leer. 

Y es que, ¿Qué es leer? Si se trata de reproducir una serie de sonidos uno tras otro, tenemos que informar a todos los papás y mamás que cualquier ser humano tiene esa capacidad. Cualquiera. Lo realmente importante de leer es entender qué se está leyendo. Ahí está el desafío. 

El enfoque del sistema educativo, el gran desafío

Si hay un sistema educativo de referencia, ese es el finlandés. En él, los niños no tienen que aprender a leer “cuánto antes”. De hecho, no aprenden hasta los 7 años aunque a los 9 años ya comprendan perfectamente lo que leen, ocupando los primeros puestos del mundo. Los peques en este país nórdico tienen 5 recreos al día y menos horas de clase y rinden más. ¿Por qué será?

Más recreos y menos horario educativo; más calidad

Aprender a leer

La realidad es que el tiempo que un peque puede mantener la atención es de unos 45 minutos seguidos. En España, por ejemplo, pasan 5 horas seguidas estudiando con un recreo de 30 minutos. ¿En serio? Al igual que sucede en el sistema laboral español, el sistema educativo se basa en concentrar al máximo el tiempo de descanso. Realmente, lo que funciona es lo opuesto.

Es por este motivo que lo que importa, realmente, debería ser fomentar la curiosidad por aprender a leer y aprender matemáticas. Todo ello para que el niño, cuando llegue a esa edad, tenga ganas de leer. Tampoco que se haya convertido. Sin duda se tratará de una de las opciones más interesantes. Lo serán para todos los niños que así quieran optar a una educación de calidad.

(Visitado 1 veces, 1 visitas hoy)

You may also like...

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.