Bebés viajeros: el impacto de los cambios de residencia en el bebé

Los bebés apenas sufren problemas hasta los 5 años de edad. Es esta edad una de las más controvertidas para cambiar de residencia ya que los más pequeños están en plena etapa de cambios. Es cuando pasan de la educación infantil a la primaria, cuando suelen cambiar de colegio y de amigos…etc. A menudo, las familias tienen que realizar alguna mudanza a lo largo de la vida pero, ¿Y cuándo los padres cambian constantemente de residencia? Ante esto los más pequeños pueden reaccionar de múltiples maneras y cómo lo hagan depende de cuál sea la firmeza y estabilidad que aporte el hogar paterno. De hecho, puede que sea aquí dónde esté la clave para entender todo el entramado vinculado a disfrutar de una infancia muy feliz o traumática.

El bebé viajero depende de sus raíces (de sus padres)

La estabilidad emocional de los peques depende, en gran medida, de lo estables que se sientan. No debemos olvidar que son como “esponjas” que absorben todas las emociones de sus progenitores. Un caso conocido de bebé que cambió muchas veces de residencia cuando era niño es Jim Morrison.

cambios de residencia bebés

Su padre, un militar completamente ajeno a lo que le pasaba a su hijo, llevó a que el cantante y compositor de “The Doors” se convirtiera en un niño tímido y taciturno que llegó a abusar de las drogas y tener comportamientos antisociales durante su juventud. Todo terminó trágicamente a sus 27 años.

La inestabilidad emocional de Jim Morrison tiene una raíz, aparte del abuso de drogas posterior. Y es que no se trata de mantener a un niño siempre en el mismo lugar. De hecho, los peques pueden impergnarse fácilmente de lugares y experiencias. El problema aparece cuando se dejan de lado las necesidades del hijo o cuando los padres aparecen como figuras ajenas repletas de inseguridades y temores. En definitiva, vosotros sois quienes debéis aportar seguridad a los más pequeños.

cambios de residencia bebés

Los padres no deben trasladar su incertidumbre a los peques ya que con esto lo único que conseguirán será que los peques sufran de posibles problemas psicológicos en un futuro si son excesivamente sensibles. En todo caso, los niños solo necesitan a sus padres para tener un entorno estable y óptimo para la crianza y para tener una infancia muy feliz. Es por ello que no hay problemas para marcarse estas metas de cara a un futuro próximo.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Si es así no lo dudes y comenta tus impresiones. También puedes compartirlo con los tuyos y difundir conocimiento. Enjoy!

(Visitado 1 veces, 1 visitas hoy)

You may also like...

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.