Cuidado con obligar a tu hijo a que sea más cariñoso

El cariño es imprescindible en la vida humano. Forma parte del apego que tienen padres e hijos. Desde el momento en el que un bebé nace, el contacto con su madre y con su padre libera las famosas oxitocinas, las hormonas del apego y el cariño. Se las denomina las “hormonas de los mimosos” justamente por esto. A medida que vamos creciendo, seguir adelante con cariño convierte a los bebés en futuros adultos sin estrés y con una mayor resistencia emocional. Pero, como todo, sin pasarse. El cariño no debe ser confundido con la sensiblería o la incapacidad para que el peque resuelva sus problemas.

Los riesgos del exceso de cariño sino está acompañada de disciplina

Cuidado con obligar a tu hijo a que sea más cariñoso

Los estilos educativos parentales suelen ser variados y, a menudo, las familias cariñosas salen muy bien paradas en lo que a desarrollo del menor se refiere. El inconveniente surge cuando el cariño que se vuelca en el niño hace del futuro adulto una persona dependiente emocionalmente. Aunque, en teoría, se debería crear a un ser humano maravilloso, lo cierto es que ser cariñoso y sensible no tiene que ver con ser ni feliz ni estar a gusto con uno mismo. Además, el exceso de cariño puede conllevar que esa persona sea muy demandante de ese mismo cariño que obtuvo en la infancia.

Por ello, es indispensable mantener un equilibrio entre

(Visitado 1 veces, 1 visitas hoy)

You may also like...

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.