¿Es bueno sobreestimular al bebé para que sea más inteligente?

Seguramente te habrás planteado si realmente es bueno o no la sobreestimulación de la inteligencia del bebé. En los tiempos que corren cada vez es más habitual que, dentro de cualquier proceso educativo, se incluyan determinadas técnicas para potencia la inteligencia del bebé. Esto en su justa medida está muy bien. El gran inconveniente aparece cuando resulta inviable. En ese caso nos encontramos con que los padres no puedes disfrutar de sus peques y deben estar centrados en crear “superpersonas”. ¿Por qué no intentar solo criar a un buen ser humano?

La inteligencia emocional, la clave del éxito del futuro adulto

sobreestimular inteligencia bebé

¿Crees que la inteligencia clásica (lógico-lingüística) es la que le abrirá todas las puertas a tu bebé? Nada más alejado de la realidad. En la actualidad, la escolarización en los países occidentales es, prácticamente, del 100% y es por ello que se parte de la base de que todos los niños cumplirán unos requisitos mínimos de aprendizaje. Lo que diferencia a un adulto exitoso de otro que no lo es consiste en lo que se suele denominar inteligencia emocional. ¿En qué consiste esto?

Asertividad: Hay una cita muy buena para definir lo que es la asertividad; “no es fácil enfadarse en la justa medida, con la intensidad adecuada y con la persona apropiada”. Y es que tendemos a encubrir nuestras emociones en vez de canalizarlas. La asertividad es la capacidad de comunicarse con otros de manera apropiada.

Saber escuchar: La escucha activa es una de las claves más importantes que debemos enseñar a nuestros hijos.

Observar: Conocer el lenguaje no verbal de otros es una de las grandes capacidades del ser humano – sin cometer errores de sesgo -.

Empatizar: Esta será una de las claves que te resultarán muy comprensibles para actuar de una manera lógica. De esta manera encontraremos puntos en común con casi cualquier persona y comprenderemos mejor nuestro entorno.

En definitiva, lo que tenemos que enseñar a nuestros peques es a aprender a aceptar sus emociones, a gestionar sus estados de ánimo y a conseguir comprender los de los demás. De esta manera resultará viable sacar lo mejor de sí cuando sean adultos. La inteligencia emocional no solo les ayudará durante la infancia o adolescencia. También serán potentes habilidades para que su vida profesional prospere. Asimismo, lograrán tener relaciones sociales sanas así como infinitas posibilidades de promoción social y laboral, dos de los grandes pilares del bienestar en la etapa adulta.

(Visitado 1 veces, 1 visitas hoy)

You may also like...

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.