7 tipos de contracciones previas, durante y después del parto

Embarazo y NaturalezaEl embarazo es un momento de la vida precioso que finaliza, generalmente, con un parto natural. Pero previo a todo ello, y durante especialmente el tercer trimestre, existen varios tipos de contracciones que puedes notar.

Por eso hemos preparado este artículo explicando las características principales de los 7 tipos de contracciones que existen antes durante y después del parto.

Contracciones de Braxton Hicks

Estas son las primeras que sentirás. Y tienen una misión especial que es entrenar el útero para lo que le espera.

Durante el octavo mes se produce una disminución de la progesterona, la hormona encargada de impedir la contracción del útero para expulsar el “cuerpo extraño” que hay dentro de tu cuerpo. De la misma manera aumentan los niveles de oxitocina que, precisamente, lo que facilita es la contracción del útero.

No son especialmente dolorosas y se describen, generalmente, como una molestia similar a la de la menstruación. Llevan aparejada, además, el endurecimiento de la parte baja del abdomen. Para disminuir las molestias de las cotracciones de Braxton Hicks te recomendamos que te tumbes y respires hondo.

Contracciones prodómicas

Son un poco más molestas que las anteriores. Digamos que son las que empiezan a preparar a la madre para el parto.

Se suelen dar durante la última semana del embarazo y, pueden ir acompañadas de una expulsión del tapón mucoso.

El objetivo principal de estas contracciones es ir acortando el cuello del útero hasta eliminarlo, para posteriormente poder dilatarse.

Se suelen localizar en la zona lumbar y no suelen durar más de 30 segundos.

Las contracciones de dilatación

Éstas son las auténticas contracciones. y suelen presentarse de forma regular cada 15 o 20 minutos. Se asemejan a un dolor de riñones que va desplazándose hasta el vientre.

Durante la primera fase, estas contracciones no deben prologarse más de 20 segundos de duración. Conforme se acerque el momento del parto, se harán más largas, intensas y frecuentes.

Notarás una pequeña tirantez en la zona baja del vientre y la tripa se podrá dura.

Hay que prestar atención, especialmente, cuando las contracciones se produzcan en intervalos menores de 10 minutos. Esto significa que el momento del parto se acerca, pero aún tardará algunas horas.

Contracciones de Dilatación

Las contracciones de dilatación marcan el inicio del parto

Las contracciones de transición

Una vez se ha borrado el cuello del útero, comienza la fase de transición. Es el momento en el que el bebé empieza su viaje por el canal vaginal.

A diferencia de las contracciones anteriores, éstas suelen ser largas (hasta un minuto y medio), intensas y continuadas.

En este momento es cuando ponen la epidural. En caso de no solicitarla o que no te la puedan poner, si te colocas de lado y controlas la respiración, te encontrarás mejor.

Debes seguir las indicaciones de la matrona porque hasta que no se alcance la dilatación de 10 centímetros no debes empujar porque no hay espacio suficiente para el parto.

 

Contracciones de expulsión

Tras todo lo anterior, vienen las contracciones de expulsión que son, sin duda,  las más fuertes, duraderas y seguidas. Pero son las más importantes porque por fin el bebé va a salir.

Es importante que aquí sigas también las indicaciones de la matrona. Esta fase puede durar hasta 40 minutos y requiere de algunas comprobaciones como que el cordón umbilical no oprima el cuello del bebé…

 

Aquí deberás empujar en cada contracción relajándote en los momentos en los que no sientas dolor.

Contracciones del alumbramiento

Tras la expulsión del bebé, y tras 10 minutos aproximadamente empieza el alumbramiento. El bebé ya está fuera pero aún se dan algunas contracciones que tienen como objetivo la expulsión de la placenta.

Serán sólo cuatro o cinco y mucho menos dolorosas que las de las fases anteriores.

Las contracciones del día después o entuertos

Al día siguiente de dar a luz, y una vez pasado el efecto de la anestesia, en su caso, tendrás fuertes retortijones en la zona baja del vientre. Son conocidas estas contracciones como entuertos.

Es el inicio de la disminución del tamaño del útero, para volver al tamaño que tenías antes del embarazo.

Una de las formas de soportarlas, es conteniendo la respiración y abrazarte a una almohada.

En principio esta molestia no dura más de tres o cuatro días. Piensa que te permitirá tener la forma que tenías antes del embarazo.

 

Es doloroso, pero muy gratificante. Cualquier dolor quedará en el olvido por tener a tu bebé entre tus brazos.

(Visitado 1 veces, 1 visitas hoy)

You may also like...

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.