Estoy embarazada, ¿ahora qué como?

El incremento de las proteínas, el ácido fólico y el hierro y unas cuantas calorías de más son las necesidades nutricionales de la mujer embarazada, pero siempre hay que tener en cuenta que, en caso de duda sobre la dieta a seguir, os debéis guiar siempre hacia que la alimentación sea más nutritiva y equilibrada. También, no creo que sea necesario decirlo, la guía fundamental será vuestro/a ginecólogo/a y/o matrona, que para esos menesteres existen estos fantásticos profesionales.

Ya os decimos que ese basto mundo de comida deliciosa tipo “basura” (hamburguesas, patatas fritas, nuggets, pollo frito, pizzas, etc…), es preferible limitarlo al máximo. No es mala pero contiene en exceso calorías y pocas cosas buenas –vitaminas y minerales-, para tu bebé. También os queremos recalcar que comer “bien” no es meteros dos platos de un cocido casero: si muy bueno, todo fresco, pero demasiado. No es necesario comer por dos como nos decían nuestras abuelas.

El peso es uno de los factores que en el embarazo se ha de cuidar. Así, si tienes un peso “normal” cuando se inicia tu embarazo no es necesario tener que ingerir calorías de más durante los tres primeros meses. A lo largo de los otros tres meses siguientes, realmente, el aporte que necesitará tu bebé será de unas 300 calorías más al día, aumentándose a 450 cuando estéis en la recta de los tres meses finales.

Al contrario, el sobrepeso o la escasez de él, será algo que tu médico te deberá controlar para intentar ni pasarte ni quedarte corta a la hora de los aportes que tu bebe necesita a lo largo de todo el embarazo.

mommi.com

mommi.com

¿Qué comer?

De manera natural, el consumo de alcohol es malo. Si ya estás planeando quedarte embarazada o ya lo estás, no es necesario decirte que de alcohol, nada de nada.

Ya os hemos hecho mención a las comidas preparadas tipo fast-food, que os encantarán, pero llevan demasiada grasa.

El consumo de hígado, en especial si es de pescado, puede provocar alteraciones en el desarrollo del feto por el alto contenido en vitamina A. Por cierto, el paté, también llamado foie gras, es eso, hígado graso –ya tenéis dos negaciones en la misma palabra-. Con todo esto no os queremos decir que el hígado esté prohibido, pero sí que su consumo debe estar muy limitado o directamente evitadlo.

También en un artículo anterior os hemos hablado del azúcar. No nos alargamos

Y la sal, salvo que vuestro médico os lo prohíba, su consumo debe ser también muy moderado siendo fundamental que sea yodada.

(Visitado 1 veces, 1 visitas hoy)

You may also like...

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.