Tips para prevenir la obesidad infantil

Si tu hijo es aún un bebé, debes saber que hay un camino relativamente sencillo para que no sufra la tan temida obesidad infantil. Esta condición que cada vez está más presente en nuestra sociedad tiene mucho que ver con factores biológicos pero también con otras cuestiones. Por eso, te hablamos acerca de cómo prevenir la obesidad infantil.

4 tips para prevenir la obesidad infantil

Los factores que están implicados en el desarrollo de la obesidad infantil son los siguientes; predisposición genética, entorno familiar sedentario y con malos hábitos nutricionales, preponderancia de un estilo de vida que incluye alimentos precocinados y comida rápida y escasa actividad física. Estos son los 5 tips para prevenir la obesidad infantil que pueden ser de gran ayuda.

1.Predica con el ejemplo

Cómo prevenir la obesidad infantil

Los peques son un reflejo de sus padres. Si el modelo a seguir que siempre tuvieron delante es el de una persona que está en el sofá comiendo patatas fritas y viendo programas basura durante horas es muy difícil que tu peque vaya a adquirir buenos hábitos. Por eso, predicar con el ejemplo es una de las claves para lograr prevenir la obesidad infantil.

2.Mantén a tu peque al aire libre lo máximo posible

Ya sabemos que, actualmente, parece como si estar al aire libre no fuera un buen trato. Sin embargo, tu hijo necesita estar al aire libre. Lo necesita. Necesita realizar ejercicio cardiovascular constante así como deporte. Mantener una vida activa es primordial. Es por ello por lo que llevarlo a parques o a bosques cerca de la ciudad resultará muy útil.

3.Apúntale a alguna actividad física (pero que él elija)

Los padres estamos muy mal acostumbrados y puede que nuestro hijo no tenga problema alguno con el deporte sino que lo tiene con las actividades físicas que habitualmente se consideran más accesibles porque están por todas partes (fútbol, baloncesto…). ¿Y si lo que quiere tu hijo es hacer tenis o badminton?¿Y si prefiere actividades como el baile? Si nuestro hijo le coge manía a un deporte puede que generalice y que crea que todos los deportes son malos. Nada más alejado de la realidad.

4.Los niños tienen que jugar y nosotros…tenemos que dejarles

Esta aseveración está muy vinculada a esa manía de los padres de que sus hijos se comporten como adultos desde niños. Esto no puede ser así. No debería. Si eres madre de un niño de 5 años revoltoso, facilita entornos en los que el niño pueda expresarse físicamente (en vez de el clásico restaurante, llévalo a dónde sepas que él estará cómodo).

(Visitado 1 veces, 1 visitas hoy)

You may also like...

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.