Cuándo acudir al psicólogo infantil

Sabemos en la sociedad frenética en la que vivimos pero a veces nos olvidamos que los más pequeños también sufren a su manera. Por supuesto, también existen demasiados comportamientos que, en realidad, son normales y que actualmente tienen la etiqueta de patológicos. Por este motivo, es muy importante saber cuando un comportamiento es normal (regresiones, agresividad enfocada a una situación concreta) y cuando se trata de un comportamiento que puede traer problemas al propio bebé.

Las señales de alarma para acudir a un psicólogo infantil

acudir al psicólogo infantil

1#Comportamientos sexualizados

Los niños son creativos y tienen imaginación…pero no tanta. Por muy increíble que nos parezca un relato de abusos sexuales debemos aprender a dar crédito a nuestros peques. Una acusación de este calibre es muy seria por lo que no os la toméis en broma.

2#Agresividad

La agresividad no es natural durante la infancia, a pesar de que todos los peques pasen etapas de estrés que se traducen en agresividad. Entre las características a tener en cuenta como posibles alarmas de problemas más serios de depresión están el aburrimiento, el cansancio excesivo así como los estados de melancolía.

3#Regresiones naturales versus regresiones patológicas

Los peques tienden a tener periodos de regresión. Normalmente coinciden con cambios en su vida drásticos; la llegada de un hermanito pequeño, el cambio de hogar o ir a la escuela por primera vez. No hay problema hasta que pasa demasiado tiempo. En ese caso, acudir a un psicólogo infantil puede ser toda una bendición.

4#No todos los niños son hiperactivos…aunque lo parezca

Un diagnóstico de hiperactividad es muy serio y el mal diagnóstico está a la orden del día por lo que antes de diagnosticar TDAH te recomendamos que trates de descartar causas; quizás un cambio de colegio sea todo lo que necesita.

Obviamente, hay otros rasgos que pueden ser problemáticos o la raíz de algún problema. Es el caso de los niños que no miran a los ojos, que realizan movimientos repetitivos o que andan de un modo extraño. Hay muchos otros rasgos que deben tenerse en cuenta y que pueden conllevar problemas mayores. Es por eso que te recomendamos que en el caso de que veas estos rasgos en tu hijo, no te lo pienses y acudas a un especialista. Lo agradecerás y el peque, a largo plazo, también lo hará. No lo dudes y aprended juntos a disfrutar de vuestro hijo y a leer entre líneas. Solo os necesitáis los unos a los otros para aprender.

(Visitado 1 veces, 1 visitas hoy)

You may also like...

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.