Cuándo es bueno decirle a mi hijo la verdad acerca de los Reyes Magos

La infancia y la ilusión van de la mano y es bastante lógico que nos cueste decirles a los peques la verdad acerca de los Reyes Magos así como en torno a otras muchas fantasías. Si bien es cierto que, actualmente, los peques tienen más acceso a la información a través de la red y lo descubren todo mucho antes es importante que, cuando llegan a una edad determinada, hablemos con ellos. Te explicamos cómo decirle a tu hijo la verdad en lo que concierne a los Reyes Magos.

Cómo decirle a tu hijo que los Reyes Magos no existen

Cuándo es bueno decirle a mi hijo la verdad acerca de los Reyes Magos

Hay algunos tips que te pueden ayudar a no anticiparte pero tampoco pecar de falta de información.

#1.Habla claro

Cuando tu peque te pregunte, seguramente tendrá entre 5 y 8 años. Si quieres, puedes informarle acerca de ello pero, eso sí, no lo hagas sin que antes lo pregunte. Piensa que si el niño aún no tiene dudas, no hay motivo para alentarlo.

#2.No le engañes

Por otra parte, si siente dudas, te recomendamos encarecidamente que no le ilusiones ni le mientas. Una cosa es que esté ilusionado antes de saberlo. Otra muy diferente es que lo esté porque le has engañado literalmente. En ese caso, es muy probable que termine por enfadarse de verdad y de sentirse traicionado cuando realmente sepa la verdad.

#3.Espera a que pregunte

Ya te lo recomendábamos anteriormente pero lo corroboramos; si tu hijo no te pregunta, no le digas nada. En el caso de que quieras prolongar su ilusión, piensa detenidamente hasta qué punto esto es importante.

#4.Si duda, díselo

Al hilo de la recomendación anterior, no dejes que tu hijo crezca con mentiras. Una cosa es que sienta la ilusión infantil.Otra muy diferente es que sus dudas sean despejadas por ti. En ese momento ya no es una ilusión sino que su papá o su mamá (es decir, una figura de autoridad) está asegurando que eso es real (cuando no lo es).

¿Cómo reaccionará?

Aunque tendemos a pensar que el peque se lo tomará fatal, lo cierto es que no es así. Los niños reaccionan con normalidad y, en cierto modo, están desorientados por una ruptura con una idealización. En cierto modo es como cuando creemos que una persona es graciosa y nos damos cuenta un día de que también es otras cosas. El desconcierto no es malo, simplemente es una de las características propias de todos aquellos que quieran optar a explicar a sus peques la verdad.

(Visitado 1 veces, 1 visitas hoy)

You may also like...

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.